Con los ojos cerrados

Hace dos noches, mientras dormía junto a Laura, soñé con Julia. Menudo sueño. Me desperté de repente, sudando y excitado. Debí de gritar incluso, porque Laura me preguntó qué te ocurre. La miré sin verla, como quien trata de afeitarse con un espejo empañado, y le dije: Nada. Solo una pesadilla.

Pero mentí. El sueño había sido plácido, demasiado incluso. Julia y yo estábamos en una playa. Anochecía. La brisa del mar nos transformó en caricias y besos y nos dejamos llevar. Hasta que las caricias se hicieron mar y el mar, gemido, y los gemidos… Entonces me desperté y vi a Laura. Y mentí.

Anoche, soñé con Inés. Me desperté, de nuevo, sudando y excitado. Pero no grité o eso creo. Al menos Laura no se removió en su hueco de la cama. Ni me preguntó qué te ocurre, ni le respondí mintiendo.

Hoy, cuando me he acostado, mi mala conciencia no me impedía desear que se repitieran estos sueños. He cerrado los ojos esperando a Julia o a Inés o a Paula, pero enseguida he sentido una mano temblorosa bajo las sábanas. Era Laura. Mi Laura. Así que me he dejado llevar, guiado por su mano hasta los rincones más íntimos. Y mientras hacíamos el amor, a oscuras, con los ojos cerrados, Julia, Inés y Paula se han colado en nuestra cama. A veces Julia, a veces Inés, otras Laura.

Hoy, después del amor, al borde del sueño, Laura se ha acercado a mi oído y me ha preguntado:

—¿Te ha gustado, cariño?

Y oculto entre las sombras de nuestro dormitorio, con los ojos cerrados, le he contestado a Laura, pero también a Julia y a Inés y a Paula:

—Mucho, cariño.

Y no mentía.

******

Fuente de las fotografías:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Esta entrada fue publicada en Teatro de nimiedades y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 Respuestas a Con los ojos cerrados

  1. maru dijo:

    Me ha encantado este giro que has dado. Vivan las Lauras, Ineses etc. Jaja me ha encantado.

  2. ¡Me alegro! No estaba seguro de cómo iba a quedar. Era un tono completamente diferente. No va a ser una serie como morituri, pero habrá más de una entrada sobre esas Lauras, Ineses y demás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *