E-book

En mi último cumpleaños me han regalado un lector de ebooks. Hasta ese momento, sólo había leído un ebook en un PDA cuya pantalla, para mi gusto, era excesivamente pequeña como para hacer de la lectura de un libro algo completamente placentero. Aunque me paso todo el día pegado a la pantalla del ordenador y tengo que reconocer que me encanta, cuando quiero leer un libro (generalmente, literatura) por el único placer de leerlo, ni me planteo leerlo en la pantalla del ordenador. Ya sea por la luz artificial que desprende o por sus dimensiones (y me refiero a las de mi portátil) o por el calor que me da al de un rato de tenerlo sobre las piernas (y eso que lo apoyo generalmente sobre un cojín), mi lectura de libros por placer en el ordenador es inexistente. Así que tenía muchísimas ganas de comprobar hasta qué punto los ebooks habían desarrollado su tecnología para solventar todas esas limitaciones. Y por fin llegó uno a mis manos. Así que voy a hacer algunos breves comentarios sobre mis primeras impresiones.

El modelo que estoy manejando es el lanzado por El Corte Inglés: el Inves Book 600. Si soy sincero, todavía no he leído ningún libro íntegro desde el aparato, más allá de ojear algunos libros y leer un cuento. La razón: que tengo algunas lecturas pendientes en papel. En cualquier caso, puedo decir que me ha sorprendido muy gratamente el lector de ebooks. La verdad es que me esperaba que fuera algo incluso más rudimentario. Sin embargo, me ha parecido cómodo, sumamente ligero y fácilmente transportable. La experiencia lectora la calificaría entre buena y muy buena. Y en lo que se refiere a la manejabilidad, el aparato es sumamente sencillo e intuitivo. Tan sólo tuve un problema con él: después de unos días manejándolo no se encendía, pero lo llevé a la tienda y me lo cambiaron sin ponerme ninguna pega. El nuevo, funciona sin ningún problema.

Pero no todo iban a ser bondades… A mi parece, el botón que tienen el aparato para pasar de página es quizás lo peor del hardware. Suele tardar en pasar de página y no lleva muy bien el que le metas prisa. En mi opinión, una pantalla táctil sería mucho más cómoda. Por otro lado, el hecho de que todo se muestre en blanco y negro limita mucho la lectura de cierto tipo de documentos. Por ejemplo, a mí me gustan mucho los comics y no poder disfrutar del color en su lectura pues es -sencillamente- una gaita. En cualquier caso, las limitaciones de este modelo se subsanan con lectores de ebooks de otras marcas, aunque si no me equivoco bastante más caros.

En cualquier caso, la gran limitación de los ebooks sigue siendo la posibilidad de acceder a las últimas novedades editoriales a precios razonables. Por ejemplo, hace unos días he estado buscando una versión pdf o epub del último libro de la saga de Dexter. Al final he optado por acudir a Amazon y comprarlo en la versión en papel de segunda mano -como he venido haciendo hasta ahora-, porque me salía más barato y porque, por principios, me niego a pagar casi lo mismo por la versión pdf o epub de un libro que por la versión en papel.

De momento mi gran descubrimiento relacionado con el mundo de los ebooks ha sido la web http://www.papyre.co.cc/ que, si no recuerdo mal, encontré gracias a un tweet de @loretahur. En ella se pueden descargar libros en formato fb2. La lista de libros que contiene esta web es limitada, pero hay títulos interesantes y algunas últimas novedades. Altamente recomedable.

Fuente de la foto: Reading.

Anuncios

Acerca de Guillermo Gómez Muñoz

Soy profesor de ELE en la Universidad de Deusto y escritor a tiempo incompleto.
Esta entrada fue publicada en Libros y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a E-book

  1. Joseba dijo:

    Decía Jon Juaristi en 2000 [Entrevistado por Arantza Furundarena en El Semanal 659 (11 de junio de 2000)]:"Tengo una relación conflictiva con el ordenador y una relación física, casi erótica, con el libro. Creo que el libro nos constituye en seres humanos, no sólo la lengua. En el género humano hay algo ontológicamente libresco. No es de extrañar que algunos de los más grandes mitos literarios de la modernidad tengan que ver muy directamente con la biblioteca, desde la Biblioteca de Babel de Borges a El nombre de la rosa de Umberto Eco. He dicho relación erótica en el sentido del eros platónico. Una relación que nunca puede ser consumada ni completa porque la lectura es una actividad inagotable, siempre se puede volver sobre los mismos textos. Mi relación amorosa con el libro, igual que mi relación amorosa con la lengua, me sostiene de algún modo en la vida. Por pedante que parezca decir esto."Qué tío, no se me habría ocurrido nunca decirlo así "algo ontológicamente libresco". Conservo con fervor esta cita en Mértola.Me ha interesado mucho tu comentario, porque yo también tengo la vista puesta sobre los eReaders, aunque creo que merece la pena esperar a que vengan con color, incluyan pantallas táctiles (¿es posible con tinta digital?), amplíen su capacidad y velocidad.Tengo la casa llena de libros en papel, he donado más de 200 títulos a la biblioteca UD, he llevado en cajas a la casa del pueblo otros cientos, y todavía mi señora me dice que tenemos un problema.Me gustaría conservar unos cuantos libros "fetiche" y algunos más, pero lo cierto es que el papel no es sostenible como almacén de información.Un saludo Guillermo, ¡a ver si nos tomamos un café!

    Me gusta

  2. Joseba, yo estoy completamente de acuerdo contigo. Mi casa también está llena de libros y la falta de espacio empieza a ser problemática. Más allá de conservar algunos libros "fetiche", como tú dices, para mí sería una alegría poder guardar el resto en el espacio que ocupan un par de tarjetas SD. Además, la idea de poder disponer de los libros en el mismo momento en que los necesitas me parece genial. Por ejemplo, ahora mismo ando escribiendo mi memoria de máster y me suele ocurrir que doy con una referencia bibliográfica que me interesa. Generalmente, el libro o el artículo no está en la biblioteca de la universidad y tener que esperar a que me llegue por préstamos interbibliotecario me resulta muy frustrante (y eso que este servicio funciona bastante bien). Además, para cuando me llega, en general ya he olvidado por qué en su momento esa referencia me pareció tan relevante :-)Coincido contigo en que es mejor esperar, de momento, a que la tecnología de los eReaders se desarrolle más y baje el precio.Te adjunto una comparativa que hicieron en la revista Consumer sobre tres modelos de eReader por si te interesa: http://urlcorta.es/h81

    Me gusta

  3. Pingback: Profesor de ELE en apuros » Blog Archive » ¿La muerte de la tinta electrónica?

  4. Pingback: Profesor de ELE en apuros » Blog Archive » El verano: la prueba de fuego para mi ebook

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s