Educando en tiempos extraños

Hace mucho, probablemente demasiado, desde mi última publicación en mi blog. Exactamente desde el 16 de enero de 2017. Más de tres años. Parece mentira. Desde entonces, mi vida ha sufrido ciertos cambios. En lo profesional, ya no soy profesor de ELE. Mientras me dedicaba a cuidar de mi hija pequeña, decidí que necesitaba darle un giro a mi vida profesional y di el salto a la Educación Secundaria. No llevo mucho. El curso pasado trabajé poco más de un mes. Este curso, desde septiembre. En este tiempo, solo puedo decir que ha sido un acierto el cambio: estoy encantado con mi nuevo trabajo. Caigo en la cama rendido, muchas preocupaciones me acompañan mientras doy vueltas en la cama sin dormir y tengo montañas de trabajo para planificar y revisar. Pero no cambio una de mis clases de lengua o de latín por nada del mundo. Y mucho menos a los chicos y chicas de mi tutoría.

En medio de esta vorágine de mi nueva vida, de repente un bichito microscópico ha decido hacer saltar por los aires todas nuestras rutinas. En casa llevamos recluidos desde hace 10 días. Tratando de transmitir calma a nuestras pequeñas y mantenerlas entretenidas. Y, los dos profesores, intentando continuar con el proceso educativo a distancia con nuestros estudiantes.

Sin duda, está siendo un reto. Un reto, a veces, agotador y extenuante. Nuestras jornadas se alargan a veces desde primera hora de la mañana hasta finales de la tarde y los fines de semana sirven solo para descansar a medias. Siempre hay clases que preparar. Pero esto no es una queja. Es lo que toca. Nuestra aportación a la sociedad, en estos tiempos raros, es precisamente seguir al pie del cañón, dándolo todo por nuestros alumnos y transmitirles la calma que, a veces como adultos, nos falta a nosotros mismos. Y ayudarles a construir una nueva rutina.

Para esto último, escribo hoy de nuevo en mi blog. Tras la primera semana de educación recluida, mi sensación como tutor ha sido que los profes estábamos muy preocupados por las materias y los contenidos (mandando tarea sin límite), y quizás poco por lo que supone este tiempo de reclusión para nuestros alumnos. Por eso, me he propuesto todos los días enviarles actividades para su nueva rutina. De momento, esto es lo que hago:

  • Una videollamada a las 8:30. Los tutores siempre estábamos a primera hora con ellos y yo les he propuesto mantener la misma rutina. De momento, funciona. La mayoría se conectan y luego se quedan un rato hablando.
  • Un poema/relato al día. Soy el de lengua y latín, no lo puedo evitar. Les llevo a mi terreno, a ver si se enganchan a la lectura.
  • Un reto creativo a la semana (opcional): les lanzo un inicio o un personaje y tienen que escribir un microrrelato.
  • Un cortometraje de vez en cuando.
  • Algún vídeo de Youtube para hacer gimnasia en casa.
  • Conciertos online.
  • Para este próximo fin de semana, quiero mandarles una miniagenda cultural, con actividades.

¿Se os ocurre alguna otra idea? Todas son bienvenidas y agradecidas.

Fuente fotografía

Publicado en Deusto, Material didáctico | Etiquetado , , , | 2 comentarios

Una entrevista como otra cualquiera

7983109355_2d5b99bfa5_m—Disculpe, ¿podría hacerle unas preguntas?

—Sí, por supuesto.

—¿Conocía a Vicente Prado, el…?

—¿El del quinto?

—Sí, el vecino del quinto, el que ha…

—Un cabrón.

La periodista sujeta con firmeza el micrófono y le hace un gesto apenas perceptible a su cámara para que enfoque y no pierda detalle del entrevistado. Por fin un testimonio que vale la pena, debe de pensar. Con hedor a humedad y a fosa séptica.

—Mire —continúa el entrevistado mientras señala un balcón, en el cuarto piso—, ¿las ve?
La cámara apunta hacia las alturas, tratando de hallar ese lugar al que alude el hombre para conseguir un plano preciso y exquisito del detalle.

—Disculpe, no sé a qué se refiere.

—Pues las plantas.

—Las plantas…

—Sí, ¿no las ve hechas un cuadro? Mi mujer les dedica horas. ¡Horas! Y ese desgraciado sacude toda su mierda sobre ellas, cuando no vierte lejía… ¡lejía! Es un guarro. Un cochino. ¿Y a que ni se imagina qué hace ese malnacido con la ropa que colgamos en el patio?

El hombre guarda un silencio muy teatral esperando la reacción de la periodista.

—No, ¿qué hace?

—Abre su ventana, se apoya en la repisa, se enciende un cigarrillo y usa los colgadores de los vecinos como ceniceros.

La periodista, con un sutil cabeceo, le pide a su compañero un primer plano de ese rostro sembrado de odio, resentimiento y asco. Van a reventar el programa de la tarde. Lo saben. Quizás incluso logren colar unos segundos en las noticias de las nueve. Y en internet, visualizaciones y megustas a porrillo.

—Y mientras se consume su pitillo, se entretiene jugando con la tierra de las macetas, como si estuviera salando nuestra ropa. Y para terminar…

El hombre ejecuta una pausa perfectamente medida para lograr el mayor dramatismo. La periodista se relame.

—…adora jugar a los dardos con sus cigarrillos encendidos. No se figura los agujeros que me encuentro por la noche en nuestras sábanas. Cuando me estiro, a veces se me escapa el dedo gordo de la cama. Y me enfrío. Y luego, a toser.

Nuevo silencio sobrecogedor. Como un entreacto inesperado. Hoy lo petamos, sin duda.

—Vamos, como le decía, un cerdo.

Ante una mirada fugaz de la periodista, la cámara vuelve a un plano general. El entrevistado en su contexto —la calle—, el rostro de la periodista en un lateral, el portal con la esquela al fondo.

—¿Conocía al matrimonio desde hace mucho tiempo?

—¿Al matrimonio? De toda la vida.

El micrófono tiembla de emoción. Se acerca el clímax, barrunta.

—¿Cómo diría que era su vida de pareja?

El hombre pestañea compulsivamente.

—¿Cómo dice?

Se aclara la garganta.

—¿Por qué me pregunta eso? Yo dentro de casas ajenas no entro.

La cámara permanece impertérrita sosteniendo un silencio incómodo.

—¿Les oía discutir? —insiste la periodista.

—¿A qué vienen estas preguntas? Le repito que yo no meto las narices en las vidas de otros.

—Ya, pero después de lo ocurrido…

—¿Lo ocurrido?

—Sí, ¿no se ha enterado?

El hombre se encoge de hombros.

—Su vecino supuestamente asesinó a su mujer ayer. ¿No oyeron nada?

Silencio. El plano se centra paulatinamente en su rostro. Mirada atónita, rostro desencajado, sorpresa.

—¿Qué me dice? A veces discutían… Como cualquier pareja.

Gesto apesadumbrado de la periodista. Primer plano.

—¿Cómo íbamos a pensar nosotros…? Si eran un matrimonio modélico. Siempre juntos, a todas partes. Parecían una pareja de lo más normal, ya sabe. De toda la vida del barrio. Aunque a veces gritaban. Como cualquier pareja. ¿Quién iba a pensar algo así?

—Gracias.

El hombre se refugia en la intimidad de su casa. Antes de desaparecer, se detiene a leer la esquela.

—Con este último plano —rumia entre dientes la periodista—, hoy sí que nos colamos en las noticias de las nueve.

Plano general. Un vecino de espaldas. Un barrio cualquiera. Otra entrevista más.

Fuente de la fotografía: Cámara

Publicado en Deusto, Sin ánimo de ofender | Etiquetado , , | 2 comentarios

Balance de lecturas de 2016

30843556254_8fae9dc80b_nAhora que comienza el nuevo año, siempre parece buen momento para hacer balance. De lo que sea, pero hacer balance. Así que hoy es el turno de mis lecturas del año. Echando la vista 12 meses atrás, seguramente debería concluir que ha sido el año de las biografías y autobiografías, y no porque haya leído tantas sino porque he leído más que nunca.

Nunca me han atraído en exceso. Es más, cuando alguien me decía que andaba leyendo una biografía o autobiografía, lo único que pensaba era: “vaya rollo”. Durante mucho tiempo, todo lo que no era ficción no entraba entre mis lecturas por placer.

Recuerdo perfectamente cuál fue la primera autobiografía que me deslumbró: El mundo de ayer, de Stefan Zweig. Llevaba un tiempo enganchado a las novelas breves de este autor y decidí acercarme a su propia vida contada por él mismo. Me encantó y, de seguido, me dediqué a leer algunas de las biografías por él escritas. Imprescindible Fouché.

Este año han caído hasta cuatro libros de este subgénero. Primero fue la biografía de Steve Jobs escrita por Walter Isaacson. Todo un personaje el retratado, influyente, creativo, paranoico de la perfección, autoritario… Y la biografía, magnífica. Mostrando luces y sombras a partes iguales. Un libro muy recomendable e inspirador.

A continuación, este verano me introduje en el universo autobiográfico de Esther Tusquets y, sin duda, ha sido el gran descubrimiento literario del 2016. ¡Cuánto he disfrutado leyendo a la autora y editora catalana poniendo a caldo a su propia familia y a la burguesía catalana a la que ella misma pertenecía! No os perdáis los dos tomos que forman su autobiografía: Habíamos ganado la guerra y Confesiones de una vieja dama indigna. Deliciosos ambos. Yo comenzaré este 2017 leyendo precisamente Confesiones de una editora poco mentirosa, en el que Tusquets vuelca sus vivencias como editora.

Y el año lo he cerrado precisamente con otra autobiografía: la del teólogo Hans Küng, un personaje muy crítico con la organización nada democrática de la Iglesia Católica. El libro se hace un poco largo, en particular si no andas muy ducho en teología, y sobran, en mi opinión, demasiadas dosis de autobombo, pero su relato de búsqueda de libertad dentro de la iglesia y su análisis del Concilio Vaticano II son sumamente atractivos.

Aparte de estas lecturas, esta es mi lista de recomendaciones de este año:

  • Iván Repila: Una comedia canalla. Una gamberrada exquisita y divertidísima.
  • Rafael Reig: Un árbol caído. Una emocionante partida de ajedrez nos traslada a la transición y a un secreto que ha marcado las vidas de varias parejas.
  • Jason Lutes: Berlín (los dos tomos del cómic). Impresionante. La Alemania previa al ascenso de Hitler.
  • Leopoldo Alas Clarín: La Regenta (especialmente la segunda parte). Aunque no me gusta el realismo, ha escalado a mi lista de imprescindibles.
  • Santi Pérez Isasi: Imposibles impensables. Microrrelatos despiadados y brillantes.
  • Nell Leyshon: Del color de la leche. Un librito muy bien escrito. Solo una pega: una trama ligeramente previsible.
  • Izaskun Gracia Quintana: Crónicas del encierro. Relatos muy perturbadores. Particularmente geniales “Vacaciones” y “El pozo”.
  • Paul Fischer: Producciones Kim Jong-Il presenta. La realidad supera a la ficción. Narra el secuestro de las estrellas cinematográficas surcoreanas por parte del régimen norcoreano. Bien escrito, bien documentado y con un ritmo frenético.

¿Y para el año 2017? Un propósito: leer literatura escrita por mujeres. De momento, comienzo con las Confesiones de una editora poco mentirosa de Esther Tusquets y continuaré con su hija, Milena Busquets, y su novela También esto pasará.

Fuente de la fotografía: Biblioteca

Publicado en Deusto, Libros | Etiquetado , , | Deja un comentario

Entrevista en Euskadi hoy (Onda Vasca)

Hoy he tenido el enorme placer de acudir al programa Euskadi hoy, de Onda Vasca, y ser entrevistado por Javier Vizcaíno y Julen Arriandiaga. He hablado sobre mi recién publicado libro de relatos Segundas oportunidades, publicado por la Editorial Nazarí. A continuación, podéis escuchar la entrevista íntegra (14 minutos).
https://www.ivoox.com/player_ej_13746667_4_1.html?c1=ff6600

Para más información sobre Segundas oportunidades: Visita mi web.

 

Publicado en Deusto, Libros, Segundas oportunidades | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

4 apuntes sobre las elecciones en EEUU

30754244762_c8948f53f5No me gusta opinar alegremente sobre la realidad política de otros países porque no creo que la conozca en toda su complejidad y me molesta mucho cuando, desde fuera, se hacen análisis simplistas sobre mi propia realidad. Sin embargo, hoy me voy a lanzar con 4 apuntes que no afectan solo a EEUU.

  1. El voto oculto es muy poderoso. Así dicho parece que hablo sobre el lado oscuro de la fuerza, pero se conoce que tienen relación. Llevo diez años dando clase a estadounidenses. En el último año no sé cuántas veces ha salido el tema de las elecciones presidenciales en mis clases. Curiosamente, en todo este tiempo solo un estudiante se ha mostrado abiertamente proTrump (en mis clases). El resto eran manifiestamente antiTrump. Algunos, demócratas convencidos; otros, proSanders; pero todos claramente antiTrump. Solo un par de silencios en mis clases me hacían pensar en ciertos apoyos (vergonzantes o cautos) al candidato republicano. Con esta situación y vistos los resultados, o mis alumnos representan al EEUU que viaja y tiene la mente abierta (que lo representan) o la cantidad de voto oculto (no solo en España) es infinita.
  2. Las encuestas mienten. Después del Brexit, el referéndum en Colombia, la supuesta victoria electoral y el sorpasso de Podemos… ¿Cómo siguen los medios gastándose tanto dinero en pagar por encuestas que no aciertan ni una? Tengo una teoría: todo forma parte de una conspiración para que los ciudadanos no suframos hasta el día en que se conocen los resultados reales. Son como un analgésico.
  3. Los medios españoles desinforman. No es ninguna sorpresa pero, si antes del resultado electoral ya me parecía el análisis lamentable, ahora una vez conocido me parece una broma y un engaño. Llevan meses centrándose en deslegitimar a uno de los candidatos basándose en sus declaraciones escandalosas, lo cual entiendo, pero no debían haberse quedado solo ahí. Llevan meses organizando tertulias en las que todos los tertulianos apoyaban claramente solo a uno de los candidatos. Pero durante todo este tiempo no he escuchado un análisis serio sobre una realidad tan compleja como la de EEUU. Por eso no me sorprende lo más mínimo el resultado. Aunque sigo esperando un análisis profundo, sin demasiada esperanza.
  4. El patriotismo y el miedo al otro son las dos papeletas ganadoras en unas elecciones. Los resultados electorales recientes en el mundo no hacen más que probarme que, si quieres ganar las elecciones en un país, necesitas manejar dos eslóganes: ‘tu país puede ser el mejor del mundo de nuevo si te votan’ y ‘que vienen los bárbaros’. Simple y llano. Es lo único que se entiende bien. No importa la corrupción, evadir impuestos, ser machista, racista, etc., etc., etc. Todo se resume en una frase: “Trump: make America great again”.

Fuente de la fotografía: Jerry Hildeman

Publicado en Deusto, Sin ánimo de ofender | Etiquetado , , | Deja un comentario

Segundas oportunidades: El niño que soñaba que era Superman

Uno de mis cuentos favoritos del volumen de relatos que acabo de publicar es el del niño que soñaba que era Superman. Lo escribí hace unos años para presentarlo al concurso de microrrelatos organizado por la Universidad de Deusto y el Restaurante Abaroa. Resultó ganador del concurso y, porque encajaba muy bien con la temática general de la colección de relatos, decidí incluirlo en estas Segundas oportunidades. Espero que os guste y os anime a leer mi nuevo libro.

El niño que soñaba que era Superman

Un día decidió soñar que era Superman. Y lo soñó. Esa noche sobrevoló la ciudad, mientras dormía.

Desde entonces decidió que quería que ese sueño se repitiera siempre. Antes de meterse a la cama, cerraba los ojos con fuerza y repetía en silencio Superman, Superman, Superman, Superman… hasta quedarse dormido. Y el sueño se repetía. Una noche. Y otra. Y la siguiente.

Pasado un mes, decidió que ya era hora de dar el gran salto. Lo preparó minuciosamente: le pidió a su madre que le comprara un disfraz, eligió la noche exacta con cuidado, dio un beso de buenas noches a sus padres y se metió en la cama. Cuando la casa estaba ya tranquila, se levantó, se dirigió al balcón y saltó.

La acera, cada segundo más cerca. Por un momento se asustó y cerró los ojos. Superman, Superman, Superman, Superman… hasta que se quedó dormido.

Y voló.


banner-segundas-oportunidades


A la venta en tu librería habitual, en la web de Editorial Nazarí o en Amazon.

central-de-afiliados-de-amazon-es-enlaces-y-banners

Publicado en Cuando los libros hablan, Deusto, Libros, Segundas oportunidades | Etiquetado , , , | Deja un comentario

La presentación de mis Segundas oportunidades

El miércoles pasado presentamos mi nuevo libro de relatos, Segundas oportunidades, en la Librería Cámara. Fue un acto muy emocionante, rodeado de gente muy especial y rebosante de nervios. Juan Peregrina presentó el libro y dio paso a Penélope Casado, mi compañera de despacho y la lectora más voraz que conozco y, como ella dice: “en estos momentos, la mayor conocedora de tu obra”. Y sin duda lo es. En diez minutos, consiguió convencer a todos los presentes de que no podían dejar de leer Segundas oportunidades. Y, finalmente, me tocó hablar a mí, controlar los nervios y evitar que me temblara demasiado el micrófono, para leer alguno de los relatos que componen el volumen.

Quiero daros mil gracias a todos los que me apoyasteis presencialmente y a todos los que no pudisteis estar pero me mandasteis todo vuestro cariño desde la distancia. Y gracias a Javi por acogernos tan bien en su librería. ¡Gracias a todos!

Y para los que todavía no tenéis el libro, podéis pedirlo en vuestra librería habitual o en la página web de Editorial Nazarí.

banner-segundas-oportunidades

Publicado en Deusto, Libros, Segundas oportunidades | Etiquetado , , , , | 4 comentarios