¿Cuál es el propósito de la educación? Purposed[ES]

Cuando Juan Carlos Guerra me propuso escribir una entrada para el debate de Purposed, lo primero que se me ocurrió fue contestar a la pregunta del debate con un breve cuento. Así que aquí va mi aportación:

Aquel día en la facultad el profesor les planteó una actividad de debate. Era un profesor diferente. No sabía si le gustaba o no. Era diferente. Planteaba actividades que muchas veces le superaban. Eran difíciles y nunca tenían una respuesta directa, clara y definitiva. Por eso, no sabía si le gustaba aquel profe. Le hacía trabajar demasiado y pocas veces daba clases en las que pudiera tomar apuntes. Le desconcertaba, no sabía qué necesitaba estudiar para el examen. Y los exámenes de junio estaban tan cerca…

Aquel día les dijo que tenían que debatir sobre un tema: ¿cuál era el propósito de la educación? Y les planteó que leyeran los posts que circulaban por distintos blogs aquellos días sobre el tema. Les contó que diversas personas relacionadas con la educación estaban contestando a aquella pregunta en la red. Tenían que leer algunos posts, dejar sus comentarios y luego, en el aula, una semana después, plantearían el debate. Aquella semana leyó muchas entradas y, tras mucho pensarlo, se animó a participar en algunas de las cadenas de debate surgidas a partir de los comentarios a las entradas. No tenía las ideas muy claras pero la divergencia de opiniones que allí se vertían y, al mismo tiempo, la pasión con la que hablaban sobre su trabajo tantos profesores lo animaron a participar.

Una semana después, cuando su profesor planteó el debate en el aula, fue uno de los alumnos más activos. No participó pensando en la nota o para impresionar al profe, sino porque estaba realmente interesado en el tema. Una pizca de aquella pasión que había intuido en tantos profesores se le había inyectado y ahora incluso observaba de una forma distinta a su profesor. Ahora sí que lo entendía o, por lo menos, lo comprendía mejor que antes. Ahora le encontraba el sentido a las actividades diferentes que les proponía. Ahora comprendía por qué no solía dar clases magistrales para que ellos copiaran apuntes. Al finalizar el debate en la clase, cuando el profesor les planteó que escribieran en un folio cuál era el propósito de la educación para ellos y que lo guardaran como un tesoro para poder consultarlo cada cierto tiempo, no dudó. Ahora lo tenía claro.

La facultad terminó y, a trancas y barrancas, comenzó a trabajar. Primero haciendo sustituciones cortas y poco a poco cubriendo sustituciones largas hasta que un buen día consiguió una vacante de un año completo y se sintió feliz porque por fin iba a poder tener sus cursos y organizarlos a su manera, como siempre había deseado. Y los cursos fueron pasando y la ilusión fue mermándose y el cansancio apareció. Y se dejó llevar por programaciones estrictas y por libros de texto y se olvidó de disfrutar de su trabajo. Y cada día observaba la clase más como un lugar de enfrentamiento que como una clase en sí. Y se dejó llevar por la rutina. Y se le nubló la mirada.

Pero un buen día, mientras hacía limpieza en su casa y ordenaba los apuntes de la facultad y elegía qué conservaba y qué tiraba a reciclar, encontró un papel. Estaba doblado en varios pliegues y tenía un lazo azul para mantenerlo cerrado y bien cerrado. Como un tesoro. Y como un tesoro lo abrió, con cuidado, recordando las palabras de su profesor, guardadlo como un tesoro y cada cierto tiempo consultadlo, para que no olvidéis cuál es el propósito de la educación. Durante muchos años se había olvidado de aquel tesoro. Y de aquel profesor, el que le había inyectado la pasión por la docencia. Pero allí tenía su tesoro. Lo desdobló y descubrió su letra, un poco más joven, y lo leyó:

El propósito de la educación es construir personas libres, capaces de analizar, comprender, juzgar y criticar la realidad que las rodea, capaces de aprender de forma autónoma y de perseverar en su proceso de aprendizaje durante toda su vida.

Y sonrió. Y su sonrisa se dibujó en su mirada y en los alumnos que desde aquel día pasaron por sus clases. Porque guardó su tesoro en su agenda y cada día, al revisar las tareas pendientes, lo releía y lo tenía presente con cada alumno.

Anuncios

Acerca de Guillermo Gómez Muñoz

Soy profesor de ELE en la Universidad de Deusto y escritor a tiempo incompleto.
Esta entrada fue publicada en Material didáctico y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

34 respuestas a ¿Cuál es el propósito de la educación? Purposed[ES]

  1. Mi aportación al debate de #purposedes: El propósito de la educación http://bit.ly/lCTy9X

    Me gusta

  2. Profesor en apuros: ¿Cuál es el propósito de la educación? Purposed[ES] http://bit.ly/j3rmFl

    Me gusta

  3. Manuel dijo:

    Agradable lectura. Ojalá que fuera cierto. Yo sé la teoría pero no consigo motivar a mis alumnos de Secundaria como quisiera. Algo falla. Sigo buscando.

    Me gusta

    • Gracias a todos por vuestros comentarios.
      @Manuel En mi opinión, lo importante es no cejar en esa búsqueda, mantener el espírutu crítico con nosotros mismos y la reflexión constante en nuestras clases para cuestionar siempre nuestro trabajo como profesores.
      @Nacho Estoy completamente de acuerdo en que hay una inmensa carencia en la formación del profesorado. Mi formación durante la carrera fue casi inexistente en lo que a pedagogía se refiere, así que casi siempre no nos queda más que reproducir lo que hemos visto. Hasta que empiezas a cuestionarte a ti mismo y a buscar nuevos modelos.
      @Juan Carlos Ya podría ser tan fácil como leer un pedacito de papel… De todas formas, no está mal tener siempre en mente por qué somos profesores para no olvidarlo por la rutina.
      @Cristina Totalmente de acuerdo contigo. No es eso lo que se nos suele pedir. Más bien lo contrario: la educación casi siempre está orientada a construir la conciencia nacional y cimentar el orden social existente, en lugar de ayudar a que lo pongamos todo en cuestión. Por cierto, usa el cuento o la frase donde quieras. Para eso están.
      @Pedro Cierto, quizás lo he expresado mal. La educación en sí no construye, colabora en la construcción de nuestra identidad que cada uno hacemos de nosotros mismos.
      @Manuela Si no nos lo cuestionamos nosotros… 🙂

      Me gusta

  4. Me ha gustado tu cuento, porque es realista. Si te das cuenta, la gran carencia en el proceso de aprendizaje de tu protagonista ha sido una efectiva formación del profesorado, que no puede depender de la suerte de haber tenido una vez un profesor que era distinto. Así, la mayoría de los nuevos profesores reproducen los modelos que sufrieron, bien porque no conocen otros, bien porque creen que la educación consiste en eso. Cada vez tengo más claro que, si la reforma de la formación del profesorado no cuaja, habrá que arrebatársela a las manos actuales para adecuarla a las necesidades de la escuela y de la sociedad.

    Me gusta

  5. Comentado RT @cometa23: Mi aportación al debate de #purposedes: El propósito de la educación http://bit.ly/lCTy9X

    Me gusta

  6. Gran post!!! : ) RT @cometa23: Profesor en apuros: ¿Cuál es el propósito de la educación? Purposed[ES] http://bit.ly/j3rmFl

    Me gusta

  7. ¡Grande! ;)) RT @cometa23: ¿Cuál es el propósito de la educación? Purposed[ES] http://bit.ly/j3rmFl #purposedes #500palabras

    Me gusta

  8. Gran post Guillermo. Dulcificada por la estructura de cuento, relatas fielmente lo que le sucede a un profesor cuando empieza a trabajar y se enfrenta con la realidad de las aulas. Y ojalá  fuera tan fácil cambiar la forma de trabajar como leer un apunte guardado con un buen propósito. Pero como metáfora de objetivo a tener siempre en cuenta y no perder el norte es magnífico.
    Enhorabuena y un abrazo.

    Me gusta

  9. cristina dijo:

    estoy de acuerdo contigo y mi propósito respecto a la educación es el mismo pero … creo que socialmente no es la función que se nos pide.
    si no te sabe mal cojo prestada la definición, el miércoles  he de dar una charla en un instituto, sobre que es ser maestra, ya lo tenia escrito pero me parece interesante poner una opinión más.

    Me gusta

  10. Pedro dijo:

    Me resulta difícil decir que alguien o algo me ha construido y por eso me resulta difícil decir que la educación consiste en construir personas, salvo que sea la construcción que cada uno hace de sí mismo. Si naufragase en un isla desierta junto a otras cien o mil personas (ah, quién pudiera, pienso a veces), intentaría evitar montar un cole a toda costa, aunque ya me imagino que me quedaría solo en el intento

    Me gusta

  11. Manuela dijo:

    Un relato muy realista, así es en muchos casos, y por eso es importante que un colectivo de docentes empieze a cuestionar cómo van las cosas, no precisamente bien, hay que plantear y luchar por los cambios necesarios y nos tenemos que poner en marcha porque nosotros tambien, los docentes ,debemos “perseverar en NUESTRO proceso de aprendizaje durante toda su vida”

    Me gusta

  12. Me gusta la idea de proyectarlo hacia el futuro. Pero en la línea de aportar ideas q nacen de un mismo sitio y divergen, me hubiera gustado, además de lo que he visto y sí me ha gustado, encontrar q ese futuro docente disfrutaba, no solo de personas q analizan, sino también que usan esos análisis, q intervienen, q emplean el conocimiento en tomas de decisión. Y que en esas tomas de decisión es un criterio preferente el bien común. Es que creo que solo con analizar no es suficiente. 🙂

    Me gusta

    • @Alazne Siempre he pensado que la rutina es el mayor enemigo de la educación (como de tantas otras cosas).
      @José Luis Me gusta mucho la idea que propones del “bien común”.
      @Isabel Para insuflar la ilusión a nuestros chicos, primero tenemos que estar repletos de ella nosotros 🙂
      @Juan “se aprende con” no “se aprende de”. ¡Ahí le has dado!
      @Iñaki Yo tampoco creo que sea fácil el mantenerse ilusionado y escapar del síndrome del quemado. Pero habrá que intentarlo siempre con todas nuestras fuerzas. Ya sea con tesoros escondidos o con lo que se pueda.

      Me gusta

  13. Alazne dijo:

    “…Y se dejó llevar por la rutina. Y se le nubló la mirada.”
    Debemos hacer un esfuerzo para impartir nuestras clases sin dejarnos llevar por la la rutina, por el bien de nuestros alumnos y el nuestro propio, ya que  la ilusión por aprender es la primero que debemos transmitir.
    Zorionak, felicidades por tu cuento!

    Me gusta

  14. Bonito cuento…RT @cometa23: Profesor en apuros: ¿Cuál es el propósito de la educación? Purposed[ES] http://bit.ly/j3rmFl

    Me gusta

  15. A mi también se me ha dibujado una sonrisa RT @cometa23: Mi aportación al debate de #purposedes: http://bit.ly/lCTy9X

    Me gusta

  16. Leyendo RT @cometa23: Mi aportación al debate de #purposedes: http://bit.ly/lCTy9X

    Me gusta

  17. Isabel Ruiz dijo:

    Emocionante post, Guillermo!! Con este breve cuento haces reflexionar. Ni queremos que nos pierdan la ilusión los chicos ni queremos (ni debemos) perderla nosotros. Para eso hay mucho camino por delante, pero el principio quizá está en éste, nuestro debate. Un saludo!!

    Me gusta

  18. Totalmente de acuerdo contigo Guillermo.
    Ese tesoro debemos tenerlo siempre en nuestra agenda y no olvidarlo nunca. Es nuestra razón de ser como docentes y nunca podemos olvidar que nuestro trabajo consiste en ayudar a PERSONAS a que descubran por sí mismas, a que sean constructores de su propio aprendizaje.
    Se “aprende con” no se “aprende de”.
    Saludos

    Me gusta

  19. Pingback: Bitacoras.com

  20. Iñaki Murua dijo:

    Un cuento que no es tanto 😉
    Y, desde luego, creo que es una visión diferente a la planteada en la  “Teoría de los Sanchos” en educación que hace tiempo me dijeron, de modo que tras un tiempo se consigue volver a estar ilusionado en lugar de mantenerse “quemado/a” (aunque no sé si resulta fácil)

    Me gusta

  21. ¿Cuál es el propósito de la educación? Purposed[ES] http://ping.fm/MkbnI

    Me gusta

  22. @cometa23 Muy interesante el cuento http://bit.ly/lCTy9X y lo mejor la moraleja #PurposedES

    Me gusta

  23. Me ha encantado, me ha mantenido en vilo hasta el final… Creo que es muy importante que las personas que mantienen la ilusión después de años de experiencia la muestren, no solo en las redes, sino en sus entornos de trabajo: de alguna manera, intuyo que eso es lo que realmente formará al profesorado del futuro, la visión de que se pueden hacer cosas diferentes, las que una misma crea que pueden funcionar y las que necesitemos tomar prestadas de otros porque ya funcionaron. Eso, creo, ese movimiento desde abajo, arrebatará – como apunta Nacho Gallardo – de las manos actuales la realidad de la formación inicial, que ahora no garantiza el vínculo EMOCIONAL necesario para mantener viva la ilusión de ayudar a aprender. Se podría enseñar desde las tarimas universitarias, pero yo creo que se aprende, más bien, codo con codo… 

    Felicidades por tu post, porque cada vez es más difícil aportar algo nuevo, y sin duda ¡tú lo has hecho!

    Me gusta

    • @Nicolasa Completamente de acuerdo. “Se aprende codo con codo” e involucrándose en la vida de los alumnos y, sobre todo, alejándose de las tarimas, que salen sarpullidos 😉
      @Mila Estoy de acuerdo contigo. Muchos profesores no tienen vocación para lo que hacen y se les nota. Sin embargo, creo que también se sobrevalora la vocación en nuestra profesión. Creo que lo fundamental es ser buenos profesionales, y eso implica muchas cosas, entre otras, tener ilusión por nuestro trabajo (porque trabajamos con personas) y saber contagiarla, pero la vocación por sí misma no es más que un cimiento.
      @Mariamar Cierto, la pasión, como la ilusión, son muy importantes.

      Me gusta

  24. ¿Cuál es el propósito de la educación? Purposed[ES] http://ping.fm/MkbnI (vía @agirregabiria)

    Me gusta

  25. MILA dijo:

    ¿Y que me decis de los profesores que sin tener ningún tipo de vocación están dando clases? El problema radica ahí. Hay muchos que hicieron magisterio como camino para encontrar un trabajo, pero no se dieron cuenta de que para eso hay que tener vocación. Afortunadamente hay muchos que intentan renovarse día a día y aportar algo nuevo. PEro también los hay que en vez de incentivar a los alumnos les anulan totalmente. Creo que sobre eso también habría que hacer una reflexión. Y sobre todo tener en cuenta que la educacion no solo se imparte en las aulas sino también en casa.

    Me gusta

  26. MarimarRoman dijo:

    A pesar de los debates yo me quedo con la cantidad de semejanzas que cada días encontramos en los diferentes post. En este me quedo con la necesaria pasión con la que debemos estar en cada uno de los contextos educativos en los que nos movemos.

    Me gusta

  27. Pingback: #500palabras – Guillermo Gómez « Purpos/ed [ES]

  28. Interesante artículo sobre el propósito de la educación.
    http://t.co/9FAjqZGf

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s