Curso de preparación del DELE A2

Si hace poco traía a este blog mis impresiones sobre el DELE A2 y su implantación como nuevo requisito para obtener la nacionalidad española, hoy quería compartir con vosotros esta iniciativa y pediros que me ayudarais a difundirla.

Cartel

Comparto a continuación el email de los organizadores:

El próximo sábado 7 de mayo, de 9 a 13h, en el Mercado de Portugalete, un par de profesores de español para extranjeros daremos un taller, gratuito y abierto a todo el mundo, sobre el examen de español para extranjeros DELE A2.
Este examen es el diploma de lengua que deben acreditar aquellos extranjeros que soliciten la nacionalidad española, siempre que sean originarios de países no hispanohablantes.Nuestra experiencia en ediciones anteriores de este mismo examen nos ha hecho darnos cuenta de cuál es el problema para la mayoría de los candidatos: no tanto el nivel de lengua como el formato mismo del examen, realmente complicado para quien nunca antes se ha enfrentado a pruebas como estas.
Por eso queremos echar una mano a quienes se presenten a la convocatoria de mayo con este pequeño taller, en el que veremos el formato del examen, el tipo de pruebas y preguntas, trucos y maneras de optimizar el tiempo, etc.

Como llevaremos fotocopias, necesitamos tener una previsión de la gente que vendrá. Por eso os agradecemos la máxima difusión y os pedimos que aquellas personas interesadas en acudir nos avisen a través de esta dirección de email: delea2.portugalete@gmail.com. No necesitamos datos ni inscripción ninguna, solo queremos saber el número de participantes.
El taller está pensado para aquellos extranjeros que necesiten pasar este examen como requisito para conseguir la nacionalidad. Pero, por supuesto, todos sois bienvenidos: también si trabajáis como voluntarios dando clases de español, o si simplemente estáis interesados en conocer este tipo de pruebas.

De nuevo, gracias por la difusión y nos vemos el 7 de mayo en el Merkatua! (antiguo Mercado de Abastos, en el Casco Viejo, junto al Hotel Puente Colgante).
{lang: 'es'}

La verdad de Vladek, gratis hasta el sábado

portada

Si todavía no tienes mi nueva novela, hoy y mañana puedes descargarla gratis en Amazon. La verdad de Vladek es la segunda parte de la saga Última Esperanza Zombi y la continuación de las aventuras y desventuras de Vladek y sus compañeros de campamento.


Sinopsis:

Finales de 2010. El mundo sufre una gran epidemia zombi. Un año después, el caos es total. Los medios de comunicación se han silenciado, las estructuras gubernamentales han caído y los Centros de Resistencia del norte de la península ibérica se han convertido en trampas mortales para los refugiados.
En medio de tanta muerte, el Campamento Última Esperanza y la radio de Vladek alimentan una esperanza perdida: la de la supervivencia. Pero la vida en el campamento no es sencilla. Una horda de criaturas que desapareció en el mar lo acecha. Rojo se ha convertido de miembro del campamento en amenaza constante. Y Diana, líder indiscutible por su carácter firme, siembra las semillas de la división y el odio entre los supervivientes.
¿Sobrevivirá el Campamento Última Esperanza a la furia desmedida de una horda de zombis hambrientos? Y, ante todo, ¿sobrevivirán a ellos mismos?

{lang: 'es'}

Anecdotario: Carolina, trátame bien

2340427147_ff9895c58c_nA veces hay sucesos de la clase que merecen la pena ser anotados porque uno tiene muy mala memoria y si no, cuando llegue el momento de vestirse de abuelo cebolleta y vigilar las obras y encasquetarse una txapela, no va a tener uno anécdotas con las que entretener a los nietos.

El caso es que la semana pasada me ocurrió una de esas anécdotas que merecen ser recordadas. Estaba yo en mi clase de Español a través de la gastronomía cuando la conversación derivó hacia los bollos de mantequilla. Una estudiante los alababa como exquisitos mientras una parte del grupo los desconocía. Así que, aprovechando mi ordenador, los busqué en Google para mostrárselos. Duda resuelta. Papilas gustativas activadas.

Una palabra siempre lleva a otra y les pregunté si ya habían probado el otro pastel típico de Bilbao: la carolina. Como en muchos casos la respuesta fue negativa, me alegré de tener mi ordenador y me lancé a una nueva búsqueda. ¡Bendito Google! ¡Qué haríamos sin ti en clase de ELE! Pero, en esta ocasión, Google no anduvo tan atinado y, de primeras, me ofreció el videoclip de M-Clan. Estuve tentado de abrirlo y hablarles de un clásico tan pegadizo como este. No lo hice. En mala hora…

Pinché en Imágenes. ¡Y sorpresa! (Os animo a probar esta búsqueda desde Google.es, aunque en este momento los resultados de las primarias en EEUU aparecen como primer resultado.) Allí se mostró la Carolina, en todo su esplendor, aunque no la que yo buscaba, sino una igual de dulce pero con mucha menos ropa. Es necesario especificar que todo el proceso de búsqueda lo llevé a cabo en vivo y en directo, con mi ordenador conectado al proyector, pantalla completa, luz del aula tenue y los ojos de mis ocho chicas y mi chico atentos a mi ratón.

La carcajada fue general. En mi caso, también, si bien alterné entre la risa floja y las mejillas sonrosadas por un ligero calor, surgido de repente. Y mientras tanto, Carolina nos miraba. O nosotros la mirábamos a ella y a sus posaderas.

Anécdotas aparte, la curiosidad me carcome: ¿quién narices es esta Carolina para que Google le otorgue mayor relevancia que al empalagoso pastel que hace las delicias de los bilbainos (con diptongo) más golosos? Y más importante: ¿a qué se dedica para que, automáticamente, me la muestre desnuda?

Conclusión: si vas a hablar de dulces en clase, llévate las fotos preparadas. No quiero ni imaginarme los resultados de Google si hubiera escrito “dulce Carolina”… ¡Bendito Google y su maravilloso y caduco PageRank! Excepto cuando el proyector está enchufado…

banner en profesorenapuros

Fuente de la fotografía: Carolina de Bilbao (licencia)

{lang: 'es'}

Los nuevos requisitos para la nacionalidad: DELE A2 y CCSE

Clase vacíaLlevaba demasiado tiempo rumiando una entrada sobre este tema. Pero necesitaba dejarla madurar y, sobre todo, no escribirla en caliente, sino semanas o incluso meses después de que se me hincharan las narices y se me cayera la cara de vergüenza. Casi un mes después de la convocatoria del DELE A2 de febrero y varios después de la de noviembre, llegó el momento.

Antecedentes: El pasado octubre entraron en vigor leyes nuevas que modificaban las condiciones para obtener la nacionalidad española. Uno de los cambios más sustanciales y polémicos —aunque he echado en falta la existencia de un mínimo debate público sobre el tema— ha sido la introducción de dos requisitos. El primero, para todos los solicitantes: superar una prueba de Conocimientos constitucionales y socioculturales de España (CCSE). El segundo, exclusivamente para los solicitantes procedentes de países no hispanohablantes: acreditar un nivel A2 de dominio del español.

La primera prueba (CCSE) se expone a la crítica fácil: ya me gustaría a mí que este mismo examen tuvieran que pasarlo todos los ciudadanos de este país. Los resultados transitarían entre lo deprimente y lo hilarante. Para quien no haya tenido la curiosidad de completar alguno de los modelos de examen que se han publicado en la prensa —más como temática folklórica que como análisis crítico del asunto—, el examen consiste en una serie de preguntas tipo test sobre el funcionamiento de nuestro sistema político, nuestras estructuras de estado, nuestra división territorial y algunos temas sobre lo que se suele denominar culturilla general.

La segunda prueba (DELE A2) es el mismo examen que existía hasta la fecha. Y creo que ese es el único acierto del asunto: no haber caído en la tendencia de crear un examen “para inmigrantes”. Suficiente daño ha hecho ya en la didáctica la etiqueta “para inmigrantes”. Pero a partir de aquí todo el resto es una sucesión de desfachateces e improvisaciones que sonrojan y cabrean y que, sorprendentemente, no han saltado a la prensa, demasiado ocupada en los dimes y diretes del Congreso, en proteger a partidos afines y calumniar a los contrarios.

¿Cuál es el objetivo de estas pruebas? Obviamente poner trabas a los solicitantes de la nacionalidad. Ciudadanos que trabajan y cotizan en este país y que llevan viviendo en él, en muchos casos, más de diez años. Y hasta lo puedo entender. No vivo en los mundos de Yupi y sé, por experiencia propia, que cualquier asunto relacionado con los permisos de residencia, de trabajo, con visados o con la nacionalidad consiste en una carrera de obstáculos en la que no siempre es fácil vislumbrar la meta. Lo peor es que hay que aguantar opiniones y argumentos que tratan de maquillarlo y hablan de integración y de los efectos beneficiosos que requisitos como estos exámenes pueden tener en sectores de la población inmigrante. Por ejemplo, mujeres que ejercen de amas de casa y que, ante la obligatoriedad de la prueba de lengua, necesitan acudir a cursos para prepararse. Así salen de casa y aprenden la lengua…

¡Seré corto de vista! ¿Cómo no lo había pensado? Y yo que andaba pensando mal de los ministerios de Justicia e Interior…

No dudo que la obligatoriedad de aprobar un examen pueda llegar a tener sus efectos positivos. Pero, vamos, que si los pongo en una balanza, visto lo que me dice la experiencia de las últimas convocatorias del DELE A2, lo que me entran son más bien arcadas, no ganas de cantar las loas de estos nuevos requisitos. ¿Y si en realidad hay un ligero —aunque sea ligerísimo— ánimo humanitario tras la norma, a qué viene el precio del examen? ¿Y la improvisación en la organización? ¿Y la falta de asesoramiento a los candidatos? ¿Y la ausencia de crítica al propio requisito del examen? ¿Y el escaso número de centros examinadores existentes frente a la altísima demanda? ¿Y, y, y…?

Porque lo peor de todo no es que el CCSE y el DELE A2 sean una nueva traba para un solicitante de la nacionalidad, sino que son un auténtico negocio que se sustenta y aprovecha, precisamente, de los más débiles.

He aquí los datos: el DELE A2 tiene un precio que ronda los 120€. Ese precio incluye la posibilidad de presentarse solo a una convocatoria. El CCSE, por su parte, supera los 80€. En este caso, al menos, da derecho a dos convocatorias. Es decir, que teniendo un poco de suerte, el presupuesto rondaría los 200 € para un extranjero no proveniente de un país hispanohablante. Pero aquí no acaban los gastos, porque hay que incluir el transporte. ¿El metro? ¿El autobús urbano? No… No sé qué estará ocurriendo en otros centros. En el mío la situación es la siguiente: la inmensa mayoría de candidatos no viven en Bilbao. Los más cercanos vienen de Vitoria. Los más lejanos de Barcelona, Tarragona, Almería, etc. Es decir, échale otros 60 eurillos, tirando a la baja probablemente. En algunos casos, añádele la estancia en la ciudad (el hotel, hostal, pensión o lo que se tercie). Esta siempre se puede descontar quedándose en la casa de un amigo, una novia o pasando la noche al raso. Sí, en la calle, y no me lo invento. Y, para terminar, ponle velitas al santo para que tu jefe sea comprensivo y no te descuente el día de trabajo y no se cabree contigo. ¿A cuántos euros asciende el presupuesto? No sé, he perdido la cuenta.

Y, por supuesto, después del viaje y después del gasto, para rematar la faena, un porcentaje muy alto se irán de vacío. Suspenderán. No la prueba de expresión e interacción oral. Esa la aprueban prácticamente todos. Llevan muchos años en España y superar el oral de un A2 no es difícil. Es más, muchos hablan como tú y como yo. Pero un tema bien distinto son las pruebas de comprensión y expresión lectora y la comprensión auditiva. Nosotros simplemente las gestionamos, no las corregimos, pero no hay que ser muy avispado para concluir que un porcentaje muy alto las suspenderá. ¿Porque no tienen el nivel? En muchos casos, no lo tienen, al menos en las destrezas escritas. En algunos, las destrezas escritas apenas las tienen desarrolladas en su lengua materna. Pero en otros el problema radica en que nunca se han enfrentado a un examen como este, nunca han visto un modelo de examen, no comprenden la estructura, el funcionamiento de las preguntas y respuestas, los diferentes formatos de los ítems…

Alguno me dirá: ¿no hay una cierta dejadez por su parte cuando los modelos de examen están colgados en internet? Sin duda. Sin embargo, ante todo, están mal asesorados y mal acompañados. Lo que interesa es que no aprueben. Es preferible ponerles trabas —una más— en el proceso de obtención de la nacionalidad. Da igual que lleven aquí 12 o 15 años, que paguen sus impuestos, que coticen a la Seguridad Social. Cuanto más difícil lo tengan, mejor. Y si, mientras tanto, esas trabas se transforman en euros, negocio redondo.

A eso se reducen los nuevos requisitos, el DELE A2 y el CCSE, a un negocio puro, duro y asqueroso. Nunca me ha maravillado ser examinador. Soy rata de aula. Sin embargo, ahora, no solo no me gusta, sino que lo detesto.

banner en profesorenapuros

Fuente de la fotografía: 032/366 • Galerie vitrée (license)

{lang: 'es'}

YoutubELEando: el uso de vídeos en el aula

Esta tarde lluviosa de marzo me espera un taller sobre el uso de Youtube en el aula de ELE. Comparto con todos vosotros la presentación que he preparado con los vídeos que usaremos en el taller, algunos de los favoritos para mis clases. Cualquier idea, corrección o sugerencia será más que bienvenida.

{lang: 'es'}
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...