La verdad de Vladek, gratis hasta el sábado

portada

Si todavía no tienes mi nueva novela, hoy y mañana puedes descargarla gratis en Amazon. La verdad de Vladek es la segunda parte de la saga Última Esperanza Zombi y la continuación de las aventuras y desventuras de Vladek y sus compañeros de campamento.


Sinopsis:

Finales de 2010. El mundo sufre una gran epidemia zombi. Un año después, el caos es total. Los medios de comunicación se han silenciado, las estructuras gubernamentales han caído y los Centros de Resistencia del norte de la península ibérica se han convertido en trampas mortales para los refugiados.
En medio de tanta muerte, el Campamento Última Esperanza y la radio de Vladek alimentan una esperanza perdida: la de la supervivencia. Pero la vida en el campamento no es sencilla. Una horda de criaturas que desapareció en el mar lo acecha. Rojo se ha convertido de miembro del campamento en amenaza constante. Y Diana, líder indiscutible por su carácter firme, siembra las semillas de la división y el odio entre los supervivientes.
¿Sobrevivirá el Campamento Última Esperanza a la furia desmedida de una horda de zombis hambrientos? Y, ante todo, ¿sobrevivirán a ellos mismos?

http://rcm-eu.amazon-adsystem.com/e/cm?lt1=_blank&bc1=000000&IS2=1&npa=1&bg1=FFFFFF&fc1=000000&lc1=0000FF&t=prodeeleenapu-21&o=30&p=8&l=as1&m=amazon&f=ifr&ref=qf_sp_asin_til&asins=B01AR2B4QE

Publicado en Libros | Etiquetado , | Deja un comentario

Anecdotario: Carolina, trátame bien

2340427147_ff9895c58c_nA veces hay sucesos de la clase que merecen la pena ser anotados porque uno tiene muy mala memoria y si no, cuando llegue el momento de vestirse de abuelo cebolleta y vigilar las obras y encasquetarse una txapela, no va a tener uno anécdotas con las que entretener a los nietos.

El caso es que la semana pasada me ocurrió una de esas anécdotas que merecen ser recordadas. Estaba yo en mi clase de Español a través de la gastronomía cuando la conversación derivó hacia los bollos de mantequilla. Una estudiante los alababa como exquisitos mientras una parte del grupo los desconocía. Así que, aprovechando mi ordenador, los busqué en Google para mostrárselos. Duda resuelta. Papilas gustativas activadas.

Una palabra siempre lleva a otra y les pregunté si ya habían probado el otro pastel típico de Bilbao: la carolina. Como en muchos casos la respuesta fue negativa, me alegré de tener mi ordenador y me lancé a una nueva búsqueda. ¡Bendito Google! ¡Qué haríamos sin ti en clase de ELE! Pero, en esta ocasión, Google no anduvo tan atinado y, de primeras, me ofreció el videoclip de M-Clan. Estuve tentado de abrirlo y hablarles de un clásico tan pegadizo como este. No lo hice. En mala hora…

Pinché en Imágenes. ¡Y sorpresa! (Os animo a probar esta búsqueda desde Google.es, aunque en este momento los resultados de las primarias en EEUU aparecen como primer resultado.) Allí se mostró la Carolina, en todo su esplendor, aunque no la que yo buscaba, sino una igual de dulce pero con mucha menos ropa. Es necesario especificar que todo el proceso de búsqueda lo llevé a cabo en vivo y en directo, con mi ordenador conectado al proyector, pantalla completa, luz del aula tenue y los ojos de mis ocho chicas y mi chico atentos a mi ratón.

La carcajada fue general. En mi caso, también, si bien alterné entre la risa floja y las mejillas sonrosadas por un ligero calor, surgido de repente. Y mientras tanto, Carolina nos miraba. O nosotros la mirábamos a ella y a sus posaderas.

Anécdotas aparte, la curiosidad me carcome: ¿quién narices es esta Carolina para que Google le otorgue mayor relevancia que al empalagoso pastel que hace las delicias de los bilbainos (con diptongo) más golosos? Y más importante: ¿a qué se dedica para que, automáticamente, me la muestre desnuda?

Conclusión: si vas a hablar de dulces en clase, llévate las fotos preparadas. No quiero ni imaginarme los resultados de Google si hubiera escrito “dulce Carolina”… ¡Bendito Google y su maravilloso y caduco PageRank! Excepto cuando el proyector está enchufado…

banner en profesorenapuros

Fuente de la fotografía: Carolina de Bilbao (licencia)

Publicado en Deusto, Diario de un profesor en apuros | Etiquetado , , | 2 comentarios

Los nuevos requisitos para la nacionalidad: DELE A2 y CCSE

Clase vacíaLlevaba demasiado tiempo rumiando una entrada sobre este tema. Pero necesitaba dejarla madurar y, sobre todo, no escribirla en caliente, sino semanas o incluso meses después de que se me hincharan las narices y se me cayera la cara de vergüenza. Casi un mes después de la convocatoria del DELE A2 de febrero y varios después de la de noviembre, llegó el momento.

Antecedentes: El pasado octubre entraron en vigor leyes nuevas que modificaban las condiciones para obtener la nacionalidad española. Uno de los cambios más sustanciales y polémicos —aunque he echado en falta la existencia de un mínimo debate público sobre el tema— ha sido la introducción de dos requisitos. El primero, para todos los solicitantes: superar una prueba de Conocimientos constitucionales y socioculturales de España (CCSE). El segundo, exclusivamente para los solicitantes procedentes de países no hispanohablantes: acreditar un nivel A2 de dominio del español.

La primera prueba (CCSE) se expone a la crítica fácil: ya me gustaría a mí que este mismo examen tuvieran que pasarlo todos los ciudadanos de este país. Los resultados transitarían entre lo deprimente y lo hilarante. Para quien no haya tenido la curiosidad de completar alguno de los modelos de examen que se han publicado en la prensa —más como temática folklórica que como análisis crítico del asunto—, el examen consiste en una serie de preguntas tipo test sobre el funcionamiento de nuestro sistema político, nuestras estructuras de estado, nuestra división territorial y algunos temas sobre lo que se suele denominar culturilla general.

La segunda prueba (DELE A2) es el mismo examen que existía hasta la fecha. Y creo que ese es el único acierto del asunto: no haber caído en la tendencia de crear un examen “para inmigrantes”. Suficiente daño ha hecho ya en la didáctica la etiqueta “para inmigrantes”. Pero a partir de aquí todo el resto es una sucesión de desfachateces e improvisaciones que sonrojan y cabrean y que, sorprendentemente, no han saltado a la prensa, demasiado ocupada en los dimes y diretes del Congreso, en proteger a partidos afines y calumniar a los contrarios.

¿Cuál es el objetivo de estas pruebas? Obviamente poner trabas a los solicitantes de la nacionalidad. Ciudadanos que trabajan y cotizan en este país y que llevan viviendo en él, en muchos casos, más de diez años. Y hasta lo puedo entender. No vivo en los mundos de Yupi y sé, por experiencia propia, que cualquier asunto relacionado con los permisos de residencia, de trabajo, con visados o con la nacionalidad consiste en una carrera de obstáculos en la que no siempre es fácil vislumbrar la meta. Lo peor es que hay que aguantar opiniones y argumentos que tratan de maquillarlo y hablan de integración y de los efectos beneficiosos que requisitos como estos exámenes pueden tener en sectores de la población inmigrante. Por ejemplo, mujeres que ejercen de amas de casa y que, ante la obligatoriedad de la prueba de lengua, necesitan acudir a cursos para prepararse. Así salen de casa y aprenden la lengua…

¡Seré corto de vista! ¿Cómo no lo había pensado? Y yo que andaba pensando mal de los ministerios de Justicia e Interior…

No dudo que la obligatoriedad de aprobar un examen pueda llegar a tener sus efectos positivos. Pero, vamos, que si los pongo en una balanza, visto lo que me dice la experiencia de las últimas convocatorias del DELE A2, lo que me entran son más bien arcadas, no ganas de cantar las loas de estos nuevos requisitos. ¿Y si en realidad hay un ligero —aunque sea ligerísimo— ánimo humanitario tras la norma, a qué viene el precio del examen? ¿Y la improvisación en la organización? ¿Y la falta de asesoramiento a los candidatos? ¿Y la ausencia de crítica al propio requisito del examen? ¿Y el escaso número de centros examinadores existentes frente a la altísima demanda? ¿Y, y, y…?

Porque lo peor de todo no es que el CCSE y el DELE A2 sean una nueva traba para un solicitante de la nacionalidad, sino que son un auténtico negocio que se sustenta y aprovecha, precisamente, de los más débiles.

He aquí los datos: el DELE A2 tiene un precio que ronda los 120€. Ese precio incluye la posibilidad de presentarse solo a una convocatoria. El CCSE, por su parte, supera los 80€. En este caso, al menos, da derecho a dos convocatorias. Es decir, que teniendo un poco de suerte, el presupuesto rondaría los 200 € para un extranjero no proveniente de un país hispanohablante. Pero aquí no acaban los gastos, porque hay que incluir el transporte. ¿El metro? ¿El autobús urbano? No… No sé qué estará ocurriendo en otros centros. En el mío la situación es la siguiente: la inmensa mayoría de candidatos no viven en Bilbao. Los más cercanos vienen de Vitoria. Los más lejanos de Barcelona, Tarragona, Almería, etc. Es decir, échale otros 60 eurillos, tirando a la baja probablemente. En algunos casos, añádele la estancia en la ciudad (el hotel, hostal, pensión o lo que se tercie). Esta siempre se puede descontar quedándose en la casa de un amigo, una novia o pasando la noche al raso. Sí, en la calle, y no me lo invento. Y, para terminar, ponle velitas al santo para que tu jefe sea comprensivo y no te descuente el día de trabajo y no se cabree contigo. ¿A cuántos euros asciende el presupuesto? No sé, he perdido la cuenta.

Y, por supuesto, después del viaje y después del gasto, para rematar la faena, un porcentaje muy alto se irán de vacío. Suspenderán. No la prueba de expresión e interacción oral. Esa la aprueban prácticamente todos. Llevan muchos años en España y superar el oral de un A2 no es difícil. Es más, muchos hablan como tú y como yo. Pero un tema bien distinto son las pruebas de comprensión y expresión lectora y la comprensión auditiva. Nosotros simplemente las gestionamos, no las corregimos, pero no hay que ser muy avispado para concluir que un porcentaje muy alto las suspenderá. ¿Porque no tienen el nivel? En muchos casos, no lo tienen, al menos en las destrezas escritas. En algunos, las destrezas escritas apenas las tienen desarrolladas en su lengua materna. Pero en otros el problema radica en que nunca se han enfrentado a un examen como este, nunca han visto un modelo de examen, no comprenden la estructura, el funcionamiento de las preguntas y respuestas, los diferentes formatos de los ítems…

Alguno me dirá: ¿no hay una cierta dejadez por su parte cuando los modelos de examen están colgados en internet? Sin duda. Sin embargo, ante todo, están mal asesorados y mal acompañados. Lo que interesa es que no aprueben. Es preferible ponerles trabas —una más— en el proceso de obtención de la nacionalidad. Da igual que lleven aquí 12 o 15 años, que paguen sus impuestos, que coticen a la Seguridad Social. Cuanto más difícil lo tengan, mejor. Y si, mientras tanto, esas trabas se transforman en euros, negocio redondo.

A eso se reducen los nuevos requisitos, el DELE A2 y el CCSE, a un negocio puro, duro y asqueroso. Nunca me ha maravillado ser examinador. Soy rata de aula. Sin embargo, ahora, no solo no me gusta, sino que lo detesto.

banner en profesorenapuros

Fuente de la fotografía: 032/366 • Galerie vitrée (license)

Publicado en Deusto, Diario de un profesor en apuros, Sin ánimo de ofender | Etiquetado , , , , , | 19 comentarios

YoutubELEando: el uso de vídeos en el aula

Esta tarde lluviosa de marzo me espera un taller sobre el uso de Youtube en el aula de ELE. Comparto con todos vosotros la presentación que he preparado con los vídeos que usaremos en el taller, algunos de los favoritos para mis clases. Cualquier idea, corrección o sugerencia será más que bienvenida.

Publicado en Cajón de actividades, Material didáctico | Etiquetado , , , , , , | 13 comentarios

Llega la segunda parte de Última Esperanza Zombi

Este blog lleva un tiempo en absoluto reposo y, en parte, la culpa la tiene el libro que, desde hoy mismo, está disponible en Amazon. Por fin, después de casi tres años, llega la segunda parte de Última Esperanza Zombi: La verdad de Vladek.

portadaLas primeras 37 emisiones de Vladek terminaron con un campamento abrumado ante la existencia de una horda de criaturas que desapareció por el mar y con un descubrimiento aterrador: Rojo, al que la mayoría daba por muerto, parece seguir vivo y con ganas de venganza. ¿Pero por qué? Diana y Vladek partieron en su busca. Han pasado varios días desde que Vladek retornó al campamento. De Diana no se sabe nada y el campamento comienza a asumir su pérdida entregándose al trabajo para finalizar la muralla. Solo un muro resistente les permitirá vivir con una cierta seguridad y tener alguna posibilidad de supervivencia si la horda de criaturas reaparece.

En esta segunda parte de Última Esperanza Zombi, asistimos a las últimas emisiones de Vladek. Las más pesimistas, debido a los múltiples frentes que tienen abiertos en el campamento y a las tensiones internas, pero también las más apasionantes. A un lado de la muralla, las criaturas. Al otro, los supervivientes. ¿Logrará Vladek mantener viva la semilla de la esperanza?

http://rcm-eu.amazon-adsystem.com/e/cm?lt1=_blank&bc1=000000&IS2=1&npa=1&bg1=FFFFFF&fc1=000000&lc1=0000FF&t=prodeeleenapu-21&o=30&p=8&l=as1&m=amazon&f=ifr&ref=qf_sp_asin_til&asins=B01AR2B4QE

No te pierdas Última Esperanza Zombi, 2: La verdad de Vladek. De momento, puedes conseguirlo en Amazon. Además, hoy y mañana, gratis.

Y si todavía no has leído la primera parte, Última Esperanza Zombi, 1: La radio de Vladek, puedes conseguirlo en Amazon y en Google.

Publicado en Deusto, Libros | Etiquetado , , , , | 2 comentarios

Un proyecto nuevo: Segundas oportunidades

Hace mucho tiempo que vengo madurando la idea de dividir este proyecto en dos: por un lado, la parte didáctica y, por otro, la creación literaria. Este profesor en apuros nació como un blog de profesor dentro del marco de un máster en didáctica de ELE. Con el tiempo, se convirtió en un espacio en el que compartir mis experiencias en el aula, mis actividades y mis descubrimientos con mis alumnos. Y, paralelamente, también en un rincón en el que compartir mis relatos, mis morituris y algún verso suelto. El blog creció como un mimo con sus dos caras siempre caminando a la par, pero ha llegado la encrucijada en la que se separan sus caminos. A partir de hoy, la didáctica se queda aquí y mis relatos dan un pequeño salto a un blog nuevo.

Este nuevo blog se llama Segundas oportunidades y da sus primeros pasos hoy, un martes y trece. Era difícil encontrar fecha más idónea para un estreno. Hoy podéis leer la entrada inaugural: Este martes y trece nos embarcamos. Y mañana, el primer relato, con aire de Morituri: Segundas oportunidades. Espero que os guste.

Captura de pantalla de Segundas oportunidades

Captura de pantalla de Segundas oportunidades

Publicado en Deusto, Novedades en el blog, Teatro de nimiedades | Etiquetado , , , , , | 2 comentarios

Lecturas de verano: Las ninfas

Este libro de Francisco Umbral ya se merece una segunda entrada en el blog. Entre todo el preciosismo de su prosa y los mil adjetivos que usa para cada sustantivo, se cuelan reflexiones de lo más acertadas sobre el mundo. El otro día recogía una sobre la adolescencia. Hoy toca una sobre la vida en sí.

“Por el contrario, había temporadas, en el buen tiempo, en que la tentación no era el cine, sino el monte, aquel monte al noroeste de la ciudad, un sitio adonde me habían llevado mucho de niño, y adonde yo gustaba ahora de pasear mis soledades de poeta, pues el adolescente vuelve sobre los pasos del niño que ha sido, que acaba de ser, haciendo así una nueva lectura de la niñez, del mundo de la niñez, y viéndolo todo a otra luz, de otra forma, con ese revisionismo constante que es la vida, y que consiste en hacer siempre las mismas cosas, pero creyendo que hacemos otras. Luego, el adulto relee o revisa la vida del adolesccente, y el maduro la vida del joven, y el viejo la vida entera, y el hombre está repasando siempre el libro de su vida, en el que todos leemos, pues lo vivido se va tornando novela, el pasado se consagra solo y nos va consagrando.”

Estas líneas me han recordado a un poema de Benedetti que siempre me ha encantado: Pasatiempo.

“Cuando éramos niños
los viejos tenían como treinta
un charco era un océano
la muerte lisa y llana
no existía

luego cuando muchachos
los viejos eran gente de cuarenta
un estanque era océano
la muerte solamente
una palabra

ya cuando nos casamos
los ancianos estaban en cincuenta
un lago era un océano
la muerte era la muerte
de los otros

ahora veteranos
ya le dimos alcance a la verdad
el océano es por fin el océano
pero la muerte empieza a ser
la nuestra.”

Publicado en Cuando los libros hablan, Deusto, Libros | Etiquetado , | 1 Comentario

Definiendo al adolescente

Parece que las entradas de este blog podrían comenzar siempre con la tan manida frase del “hace mucho tiempo que no escribo pero…”. Y en esta ocasión, como en tantas otras, sería cierto. La culpa la tiene la segunda parte de un libro que estoy tratando de terminar antes de que finalice el verano. Sin embargo, estos días me he cruzado con unas palabras de Francisco Umbral, en su libro Las ninfas, que me han parecido magníficas por su capacidad para definir la adolescencia. De modo que, sin más preámbulos, que hable Umbral:

“El adolescente —porque nosotros éramos adolescentes— encuentra que la humanidad ha sido muy confusa, indefinida, imprecisa, indeterminada e indiferenciada hasta que ha llegado él al mundo y, sobre todo, hasta que ha llegado a esa mayoría de edad convencional y anticipada, precoz e impaciente, que es la adolescencia. No es fácil distinguir entre sí a los filósofos griegos, a los emperadores romanos, a los poetas románticos, a los pintores clásicos ni a los reyes godos. El mundo solo empieza a estar claro con uno mismo. Uno, hacia esa edad, hacia aquella edad, se siente neto, definitivo, frente a la ambigüedad fundamental de las grandes figuras históricas, de las pequeñas figuras municipales y de los parientes de la familia. Lo cual no empece —entonces decíamos «no empece»— para que uno, al mismo tiempo, se sufra y experimente a sí mismo todo el día, se soporte en forma de medusa, pulpo de indefinidos tentáculos, nebulosa versificante y tal.

No otra cosa es la adolescencia que ese estar maduro por un costado y verde por el otro, de modo que yo podía sentirme perfilado, refulgente y neto frente a los dioses de la Mitología y los generales de la Historia, que no eran más que un magma común, pero al mismo tiempo me sentía invertebrado, desvaído y tonto frente a cualquier funcionario público, visita de casa o señorita de escasos medios.”

Publicado en Cuando los libros hablan, Libros | Etiquetado , , , | 1 Comentario

Indignado, amigo Cervantes, indignado

imageTodos los años me sorprenden las erratas que contienen los exámenes DELE del Instituto Cervantes. Me asombra que un examen oficial que, seguramente haya pasado frente a unos cuantos pares ojos antes de imprimirse, tenga año sí, año también erratas. Sin embargo, por la costumbre (supongo), no deja de ser un tema anecdótico, generalmente sin mayor relevancia y que se soluciona con una fe de erratas previa al inicio de las pruebas.

Pero este año la sorpresa se ha convertido en indignación. ¿Cómo se puede tener la caradura de preparar unas hojas de respuesta para las pruebas de Expresión e interacción escritas en las que las instrucciones de las tareas están aparentemente escaneadas? ¿Cómo se le pueden dar a los candidatos unas hojas en las que las letras están borrosas y con un ligero sombreado, seguramente un recuerdo del papel original escaneado?

No me lo puedo creer. Me parece tan cutre… En particular si tenemos en cuenta el precio que pagan los candidatos por estos exámentes. No se lo merecen. Ni ellos, ni nosotros que tenemos que dar la cara ante ellos, un sábado por la mañana, y mantener el tipo sin que se nos caiga la cara de vergüenza.

Si Cervantes levantara la cabeza, tal vez enviara a su ingenioso hidalgo a luchar contra el instituo que lleva su nombre en lugar de contra los molinos. A deshacer entuertos y exigir que se mecanografíen unas instrucciones que atentan contra su honor de caballero andante.

—Son gigantes —diría el viejo caballero.

—No, señor —respondería Sancho. —Son solo unas instrucciones escaneadas. Un poco borrosas, sí, pero instrucciones al fin y al cabo. Fíjese, señor, que no les habría llevado más de diez minutos mecanografiarlas.

—Gigantes, lo que te decía, amigo Sancho.

—Es cierto, señor, Gigantes…

Fuente de la fotografía: Don Quijote

Publicado en Deusto, Diario de un profesor en apuros, Sin ánimo de ofender | Etiquetado , , | 9 comentarios

¿Qué es un filósofo?

“Un filósofo es, pues, una persona que reconoce que hay un montón de cosas que no entiende. Y eso le molesta. De esa manera es, al fin y al cabo, más sabio que todos aquellos que presumen de saber cosas de las que no saben nada. «La más sabia es la que sabe lo que no sabe», dije. Y Sócrates dijo que sólo sabía una cosa: que no sabía nada.  Toma nota de esta afirmación, porque ese reconocimiento es una cosa rara, incluso entre filósofos. Además, puede resultar tan peligroso si lo predicas públicamente que te puede costar la vida. Los que preguntan, son siempre los más peligrosos. No resulta igual de peligroso contestar. Una sola pregunta puede contener más pólvora que mil respuestas.”

Jostein Gaarder: El mundo de Sofía

Socrates_LouvreFuente de la fotografía: Sócrates

Cita | Publicado el por | Etiquetado , , , , , | 1 Comentario